ESTA ES NUESTRA FE

Un lugar para conocer las verdades fundamentales de la fe católica

LA ORACIÓN

LA ORACIÓN,

FUNDAMENTO

DE LA VIDA CRISTIANA AUTÉNTICA 

Quienes sentimos en nuestro corazón la realidad de Dios y su presencia amorosa que nos llama, respondemos a esa llamada con la oración.

La oración es un encuentro misterioso y profundo – que se realiza en la fe – entre Dios y el hombre; un encuentro en el que nosotros tomamos conciencia de nuestra condición de criaturas y experimentamos la necesidad de la ayuda y la fuerza de Dios, porque somos incapaces de alcanzar por nosotros mismos, la plenitud de nuestra existencia y de nuestra esperanza.

En la oración nuestra vida espiritual crece, madura y se fortalece.

¿CÓMO PODEMOS ORAR?

Orar no es difícil, como no lo es hablar con un amigo a quien amamos. Basta hacer silencio en el corazón y abrir sus puertas a Dios, para entablar con él un diálogo  sincero y afectuoso, de sentimientos y de palabras; un diálogo en el que se escucha y se responde; un diálogo que compromete la vida misma; un diálogo de amor.

Jesús nos enseñó a orar con su palabra y con su ejemplo. En muchas ocasiones, nos dicen los evangelios, pasaba la noche en oración. Así ahondaba su fe y su confianza en el Padre que lo amaba, y fortalecía su espíritu para realizar en su vida la Voluntad de Dios, que era su gran propósito. 

El Evangelio de san Mateo nos trae las indicaciones muy concretas y claras de Jesús, sobre cómo debe ser nuestra oración, para que sea agradable a Dios:

Cuando oren, no sean como los hipócritas, que gustan de orar en los templos y en las esquinas de las plazas, bien plantados para ser vistos por los hombres… Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre que está allí en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará… Y al orar no repitas palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que necesitan antes de que se lo pidan.

Ustedes oren así:

Padre nuestro que estás en los cielos,

santificado sea tu Nombre;

venga tu Reino;

hágase tu voluntad

así en la tierra como en el cielo.

Nuestro pan cotidiano danos hoy;

y perdónanos nuestras deudas,

así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores;

y no nos dejes caer en tentación,

mas líbranos del mal (Mateo 6, 5-13).

CARACTERÍSTICAS DE LA VERDADERA ORACIÓN

De las palabras y el ejemplo de Jesús, podemos deducir, que nuestra oración debe ser siempre:

  • HUMILDE, es decir, sin pretensiones ante Dios, ni vanagloria ante los hombres, como fue la oración del publicano en el templo: El publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: ¡Oh Dios,! ¡ten compasión de mí, que soy pecador’” (Lucas 18, 13).
  •  DEL CORAZóN, más que de los labios: “Cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará (Mateo 6, 5).
  • CONFIADA en la bondad del Padre: Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama se le abre… (Mateo 7, 7-8).
  • INSISTENTE hasta la importunidad: “Velen y oren para que no caigan en tentación, porque el espíritu está pronto pero la carne es débil (Mateo 26, 41).
  • CONSTANTE, con la paciencia que da la fe: Todo cuanto pidan con fe en la oración, lo recibirán (Mateo 21, 22).
  • EN NOMBRE DE JESúS: “Y todo lo que pidan en mi nombre, Yo lo haré, para que el Padre sea  glorificado en el Hijo” (Juan 14, 13).
  • PIDIENDO COSAS BUENAS, como por ejemplo el Espíritu Santo: Si, pues, ustedes, siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan! (Lucas 11, 13).

MODOS DE ORAR

Hay tres modos de orar, o tres clases de oración:  la oración vocal, la meditación, y la oración contemplativa. 

La ORACIÓN VOCAL es la expresión exterior de la oración,  generalmente ajustada a una fórmula o un texto escrito.  La  oración  vocal  más perfecta es el Padre nuestro. Se puede hacer en soledad, en familia, y en comunidad.

La MEDITACIÓN es la oración reflexiva en la que se trata de comprender el por qué y el cómo de la vida cristiana. Generalmente      se parte de una lectura, por ejemplo un pasaje del Evangelio, que se confronta con la propia vida. La meditación nos permite la profundización en la fe, suscita en nosotros deseos de conversión, y fortalece nuestra voluntad de seguir a Jesús.

La ORACIÓN CONTEMPLATIVA es un don de Dios; consiste en “estar con Dios”; es una oración de quietud, en la que el alma “siente” la presencia de Dios, y se “entrega” a ella; ama a Dios y se deja amar por él, en silencio, en actitud de escucha, con la mirada puesta “en su rostro y en su corazón amorosos”. Es la oración de los místicos, pero todos podemos alcanzarla con la ayuda divina.

FUENTES DE LA ORACIÓN

 Son fuentes de la oración, es decir, manantiales de donde brota la oración:

  • la Palabra de Dios,
  • la Liturgia de la Iglesia,
  • y el “hoy” de la historia.

La Iglesia nos recomienda insistentemente que leamos la SAGRADA ESCRITURA y oremos con ella, meditándola, para que por su medio alcancemos el conocimiento de Dios. 

La LITURGIA DE LA IGLESIA, es decir, la celebración sacramental del Misterio Pascual de Jesús, en la Eucaristía y en los sacramentos, es también para nosotros fuente de oración. En ella nos unimos con todos los demás creyentes, y juntos elevamos nuestro corazón a Dios Padre, con Jesús, y por el Espíritu Santo, para darle gracias por nuestra salvación y suplicarle su permanente presencia entre nosotros.

Finalmente, el HOY DE NUESTRA HISTORIA, los acontecimientos del mundo y las circunstancias de nuestra vida: las tristezas, las alegrías, las necesidades propias y ajenas, son fuente y motivo de oración de alabanza, de acción de gracias, de petición y de intercesión, porque en ellos encontramos a Dios que nos habla por los SIGNOS DE LOS TIEMPOS, y nos llama a un diálogo permanente con él, en la búsqueda continua y perseverante de su Voluntad salvadora.

FRUTOS DE LA ORACIÓN

La oración nos pone en contacto directo con Dios, principio y fin de nuestra existencia, y da sentido a nuestras obras de cada día.  Nos permite crecer en el conocimiento y en el amor de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nos ayuda a descubrir la Voluntad de Dios, en las diversas circunstancias de nuestra vida.

La oración nos comunica paz, seguridad, confianza. Nos ayuda a crecer en la fe y en nuestra adhesión a Jesucristo. Nos da fuerzas para luchar contra el mal. Nos hace abiertos y disponibles para Dios.

La oración nos ayuda a soportar con paciencia las dificultades y las penas. Nos permite estar atentos y vigilantes y nos enseña a superar las tentaciones.

En la oración aprendemos a tratar a Dios como Padre amoroso rico en  misericordia. Recibimos la fuerza del Espíritu Santo que nos conduce a buscar y preferir el bien y la verdad. Llenamos nuestro corazón con los sentimientos de Jesús que nos permiten mirar el mundo con sus ojos y actuar como El en favor de nuestros hermanos.

En la oración recibimos las gracias que Dios nos comunica para ser en el mundo, luz que ilumina a los demás, sal que les da sabor, y levadura que fermenta la masa y hace crecer el Reino de Dios.

En muchas circunstancias de nuestra vida, la oración es lo único que puede salvarnos de la desesperación, de la soledad, del abandono, y enriquecer nuestros sufrimientos, llevándolos a Dios, y permitiéndonos colaborar con el mundo y sus necesidades, y contribuir a nuestra salvación y a la salvación de nuestros hermanos.

CUANDO SENTIMOS QUE NUESTRA ORACIÓN NO ES ESCUCHADA

Muchas veces nos quejamos de que nuestra oración no es escuchada por Dios; que oramos con fe y con constancia, y sin embargo Dios no nos da lo que le pedimos. Esta queja nos hace pensar en dos cosas muy importantes:

En primer lugar, se trata de ver cuál es la imagen de Dios que tenemos, ¿Dios es para nosotros un medio para conseguir cosas? ¿O es un Padre que nos ama y en quien confiamos plenamente? Y en segundo lugar, lo que nos dice San Pablo: Nosotros no sabemos pedir para orar como conviene (Romanos 8, 26).

En cuanto a lo primero, Dios debe ser para nosotros, mucho más que un “dueño de una tienda”, que está  esperando que lleguen los compradores a pedirle un producto, para satisfacer inmediatamente sus necesidades. Y en cuanto a lo segundo, es evidente que muchas veces pedimos sólo bienes materiales, y no pedimos lo que realmente es importante para nuestra vida, lo que nos lleva a ser mejores, más humanos, más cristianos.

Nos dice el apóstol Santiago en su Carta: Si alguno de ustedes está falto de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, y se la dará. Pero que la pida con fe, sin vacilar… (Santiago 1, 5).  Y añade: “Piden y no reciben, porque piden mal, con la intención de malgastarlo en sus pasiones… Acérquense a Dios y él se acercará a ustedes. Purifíquense (…), las manos; limpien los corazones… Lamenten su miseria, entristézcanse y lloren… (…) Humíllense ante el Señor y él los ensalzará (Santiago 5, 3. 7-10).

Si nuestro corazón está lejos de Dios, si vivimos nuestra vida al margen de su amor y de sus enseñanzas, ¿cómo queremos obtener lo que pedimos?

La realidad es que Dios siempre nos escucha, y que aunque no recibamos exactamente lo que pedimos, nuestra oración ha sido oída y nuestra petición correspondida con infinidad de dones y de gracias que Dios nos va dando a lo largo de nuestra vida, aún sin que nos demos cuenta de ello. Como dice el refrán popular: Más tiene Dios que darnos que nosotros qué pedirle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: