ESTA ES NUESTRA FE

Un lugar para conocer las verdades fundamentales de la fe católica

DIOS

CREO EN DIOS PADRE  

 

“Escucha Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor…” (Deuteronomio 6, 4)

¿QUIÉN ES DIOS?

Tratar de definir a Dios es un intento inútil. Dios es mucho más grande que todo lo que podemos decir de Él. Dios es un misterio indescifrable. El profeta Isaías nos habla de un “Dios escondido” (cf. Isaías 45, 15), alguien a quien sólo podemos conocer en la medida en que Él mismo se nos dé a conocer, se nos revele.

¿QUÉ NOS HA DADO A CONOCER DIOS DE SÍ MISMO?

Desde el principio de los tiempos, Dios se nos reveló a los hombres como UNO, ÚNICO. Dios es único, no hay más que un sólo Dios: “Escucha Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor. Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza” (Deuteronomio 6, 4-5).

En el episodio de la zarza que nos narra el libro del Éxodo, Dios se reveló a Moisés como un Dios VIVO, FIEL y COMPASIVO, que actúa en favor de su pueblo porque lo ama: “Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob… He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor… He bajado para liberarlo de la mano de los egipcios” (Éxodo 3, 6a.7a.8a.)

En esta misma visión, Dios dio a conocer a Moisés su nombre, que es expresión de su ser, de su identidad: “Yo soy el que soy…  Así dirás a los israelitas: Yo soy me ha enviado a ustedes… este es mi nombre para siempre, por el que seré invocado de generación en generación” (Éxodo 3, 14.15b). La Biblia traduce “Yo soy el que soy” por YAHVÉ.

En el desierto, en la cumbre del Sinaí, cuando Moisés invocó a Dios, Dios le dio a conocer sus atributos divinos: “Yahvé, Yahvé, Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad” (Éxodo 34, 5-6).

Con el correr de los años, Israel fue profundizando en las riquezas contenidas en el nombre de Dios, y llegó a decir que Dios es el creador de todo cuanto existe, que es todopoderoso, y que trasciende el mundo y la historia: “Desde antiguo, fundaste Tú la tierra, y los cielos son la obra de tus manos; ellos perecen, mas Tú quedas, todos ellos como la ropa se desgastan, como un vestido los mudas Tú y se mudan. Pero Tú siempre el mismo, no tienen fin tus años” (Salmo 102, 27-28).

Dios es la VERDAD misma; sus palabras no pueden engañar; por eso los seres humanos podemos entregarnos con confianza a la Palabra de Dios: “Es verdad el principio de tu Palabra, por siempre tus justos juicios son justos” (Salmo 119, 160).

Finalmente, Israel descubrió que la única razón que Dios tenía para escogerlo como pueblo suyo y revelársele, era su amor; un amor gratuito, comparable al que un padre siente por su hijo: “Cuando Israel era un niño, yo lo amé y de Egipto saqué a mi hijo” (Oseas 11, 1), dice el profeta Oseas.

En el Nuevo Testamento Jesús nos revela que Dios es nuestro Padre, y que nos ama con un amor inigualable, porque Él mismo es AMOR: “Dios es amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Juan 4, 16).

LA REVELACIÓN DE DIOS COMO TRINIDAD

El Misterio de la Santísima Trinidad, que nos habla de un solo Dios en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, es el centro de nuestra fe.

A pesar de su gran sentido religioso, Israel no logró penetrar en este Misterio. Sólo a partir de la Encarnación de Jesús, este “secreto” de Dios fue desvelándose y haciéndose accesible a los seres humanos.

Cuando Jesús fue bautizado por Juan en el río Jordán, el Misterio de Dios uno y trino, se manifestó con sorprendente claridad: “En aquellos días vino Jesús de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. En cuanto salió del agua, vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu en forma de paloma bajaba a Él. Y se oyó una voz que venía de los cielos: ‘Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco’” (Marcos 1, 9-11).

El pueblo de Israel llamó a Dios PADRE, por ser el creador del mundo, y también por haber sellado con él una alianza y haberle dado su ley. Jesús nos reveló que Dios es PADRE, en un sentido nuevo. Dios es su Padre y él, Jesús, es su Hijo único: “Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo, sino el Padre, ni al Padre lo conoce bien sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Mateo 11, 27).

Por último, antes de su Pascua, Jesús anunció a los apóstoles que les enviaría un “defensor”, el Espíritu Santo, quien les ayudaría a cumplir su misión: “Yo pediré al Padre y les dará otro Defensor, para que esté con ustedes siempre, el Espíritu de la verdad… El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, se los enseñará todo y les recordará todo lo que Yo les he dicho” (Juan 14, 16. 17a.26).

La venida del Espíritu Santo a los apóstoles y a toda la Iglesia, en Pentecostés, revela plenamente el Misterio de la Santísima Trinidad.

EL DOGMA DE LA TRINIDAD

En el dogma de la Santísima Trinidad confesamos la existencia de un solo Dios en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Toda la obra de nuestra salvación es una obra común de las tres personas divinas. Sin embargo, cada una de las personas realiza esta obra común según su condición personal. Es por esto por lo que decimos que Dios Padre es nuestro Creador, Dios Hijo, Jesús, nuestro Salvador, y el Espíritu Santo, nuestro Santificador.

Nuestra vida cristiana es siempre comunión con cada una de las tres personas divinas. El que da gloria a Dios Padre, lo hace por Jesús, en el Espíritu Santo. El que sigue a Jesús lo hace porque el Padre lo atrae y el Espíritu Santo lo mueve. El fin último de la obra de la salvación es que todas las criaturas entremos en la unidad perfecta de la Trinidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s